Memorias de Alcalá Galiano

Recuerdos_anciano

A Antonio Alcalá Galiano solemos imaginarlo tal y como lo inmortalizó Benito Pérez Galdós en La fontana de oro. En esta apasionante novela histórica ambientada en el Madrid del Trienio Liberal, el gran escritor canario nos muestra a Alcalá Galiano como un muchacho «andaluz feo […] con un pico de oro», cuyos parlamentos políticos pronunciados en la tribuna del mítico café tertulia que daba nombre a la novela acudían a oír los liberales exaltados de todos los rincones de España. En la época en que lo retrata Galdós, Antonio Alcalá Galiano y Fernández de Villavicencio, nacido en Cádiz el 22 de julio de 1789, era un joven romántico que acababa de iniciar su tercera década de existencia y pasaba por ser, ciertamente, uno de los más eximios representantes del ala exaltada del liberalismo. Los miembros de esta corriente liberal radical recibían el nombre de veinteañistas, por oposición a los doceañistas, también liberales, pero de tendencia más moderada. Para los veinteañistas —la mayor parte de ellos jóvenes hijos de su tiempo, esto es, de la época en la que el vendaval libertario y revolucionario del Romanticismo llegó a España—, la Constitución española de 1812 era un texto ya obsoleto, habida cuenta de los cambios profundos que había sufrido la sociedad en pocos años, y que por tanto era preciso reformar en un sentido «progresista» (así es como pasaría a denominarse esta tendencia a partir de 1836) que apresurase la definitiva desaparición de los vestigios del Antiguo Régimen todavía muy presentes en España. Esta reforma debía sustanciarse bien en la sustitución del texto constitucional de 1812 por una nueva Constitución de 1820 —de ahí el nombre del grupo—, que nunca llegó a redactarse, o bien en la total aplicación de las medidas previstas en la Constitución de 1812, llevando al último extremo la embestida contra la sociedad estamental. En particular, lo más radical de su ideario se concretaba en impulsar una transformación económica que hiciera pasar las propiedades de la aristocracia y del clero, las llamadas «manos muertas», a las manos, que demostraron ser mucho más vivas, de los burgueses capitalistas, mediante políticas de desvinculación, desamortización y desaparición de señoríos y mayorazgos; en extremar las medidas encaminadas a laminar el todavía enorme poder de la Iglesia, como la disolución de la Inquisición y de la Compañía de Jesús, y en acabar con todo rastro de absolutismo monárquico limitando el poder del rey al ámbito ejecutivo, desde la consideración de que la Constitución de 1812 era un texto contradictorio cuyo democratismo era tan acentuado como inviable, pues concedía demasiadas prerrogativas al monarca. El protagonismo de Alcalá Galiano entre las filas de esta corriente exaltada del liberalismo fue tan notable que fue precisamente él quien pronunció la histórica propuesta de inhabilitación del rey Fernando VII en junio de 1823. En aquellas fechas el régimen liberal se hallaba en una situación de extrema debilidad y se temía que Fernando VII facilitase el derrocamiento, pues el rey se sentía ya fuerte gracias a que contaba con el apoyo de las potencias absolutistas de la Santa Alianza. Los Cien Mil Hijos de San Luis, al mando del duque de Angulema (el último delfín de Francia), habían entrado en la Península el 7 de abril; y lo que para el Gobierno era un ejército invasor, para el rey era un ejército de salvación cuyo objeto era liberarlo del «yugo» liberal y restaurarlo en sus plenos poderes. En esta tesitura, Fernando VII se negó a la petición que se le hizo de trasladar el Gobierno y las Cortes a Cádiz, una plaza que era más fácil de defender. Y fue a raíz de ello que el joven, feo y elocuente diputado andaluz Antonio Alcalá Galiano subió al estrado de las Cortes reunidas en Sevilla el 11 de junio de 1823 para pronunciar, según consta en el Diario de Sesiones, las siguientes palabras: «No queriendo pues S. M. ponerse a salvo y pareciendo más bien a primera vista que S. M. quiere ser presa de los enemigos de la patria, S. M. no puede estar en el pleno uso de su razón, está en un estado de delirio, porque ¿cómo de otra manera suponer que quiere prestarse a caer en manos de los enemigos? Yo creo pues que ha llegado el caso que señala la Constitución, y en el cual a S. M. se le considera imposibilitado; pero para dar un testimonio al mundo entero de nuestra rectitud, es preciso considerar a S. M. en un estado de delirio momentáneo, en una especie de letargo pasajero, pues no puede inferirse otra cosa de la respuesta que acaban de oír las Cortes. Por tanto yo me atrevería a proponer a éstas que considerando lo nuevo y extraordinario de las circunstancias de S. M. por su respuesta, que indica su indiferencia de caer en las manos de los enemigos, se suponga por ahora a S. M., y por un momento, en el estado de imposibilidad moral y mientras, que se nombre una regencia que reasuma las facultades del poder ejecutivo, sólo para llevar a efecto la traslación de la persona de S. M., de Real Familia y de las Cortes». La sala enmudeció ante la atrevida propuesta —tal y como cuenta su autor en estas memorias: «Cesé de hablar, y, por algunos segundos, nadie siguió, ni hubo murmullo en las tribunas»—, pero luego, al cabo de un corto pero encendido debate, se votó y salió adelante con la aprobación de una «mayoría crecida». El traslado de los poderes del Estado a Cádiz sólo demoró unos días la inevitable caída del régimen liberal, aunque tal vez ayudó a que la contrarrevolución fuese menos «desordenada y sangrienta» de lo que habría sido en Sevilla, según asegura el propio Alcalá Galiano en su texto. Otra consecuencia de esta propuesta fue mucho menos indubitable: la condena a muerte de todos aquellos que la habían apoyado, una vez que se hubo restaurado el régimen absolutista. Si bien sólo una de estas condenas se llevó a cabo, la del general Rafael del Riego (ejecutada por añadidura con un salvajismo que quiso ser ejemplar), sí supuso el pistoletazo de salida de un fenómeno muy relevante en general para el futuro del país, y en particular para la evolución del pensamiento de Alcalá Galiano: la huida de España y la experiencia de la emigración. Porque el Alcalá Galiano que regresó de Londres en 1834, una vez finiquitada la década ominosa, poco tenía que ver con el exaltado liberal que partió al exilio. Llegó Alcalá Galiano a Inglaterra con un conocimiento de la cultura británica muy notable, pero allí acabó de impregnarse hasta la médula de una nueva forma de pensar y de hacer política. En Gran Bretaña Alcalá Galiano bebió de las fuentes del liberalismo en su mismísima alfaguara. Fue profesor de español de la recién nacida Universidad de Londres, creada para fomentar los saberes prácticos frente a las tradicionales Cambridge y Oxford; fue redactor de la Westminster Review (y de su correlato francés la Revue Trimestrielle), el órgano liberal fundado nada menos que por Jeremy Bentham y James Mill (padre de Stuart) para dar voz al pensamiento utilitarista; trabó estrecha amistad con varios políticos de tendencia whig que llegaron al Parlamento británico de la mano de la Reform Bill de 1832, e interiorizó cabalmente las modernas teorías políticas de Alexis de Tocqueville y de Benjamin Constant. Todo este aprendizaje llevó a Alcalá Galiano a realizar una autocrítica sincera y objetiva, hasta convertirse en el Edmund Burke español, la versión más fiel de su liberalismo conservador. Así, Alcalá Galiano fue uno de los primeros políticos españoles adiestrados en el pactismo, en el check and balance y en la política del apego a los hechos, así como uno de los primeros liberales que abominó de las revoluciones. Algunos de sus compañeros de juventud lo acusaron de traicionar su radicalismo de antaño. Para Alcalá Galiano eran ellos quienes, presos de sus prejuicios, habían esclerotizado su mente. Es la voz de este Alcalá Galiano, mucho más reposada, conciliadora y pragmática que la del joven de la Fontana de Oro, la que escuchamos a lo largo de estos recuerdos de un anciano.


Recuerdos de un anciano de Antonio Alcalá Galiano. Colección Desván de Hanta editorial BiblokEstos escritos autobiográficos están considerados la mejor expresión de literatura memorialística del siglo XIX español. Su autor, de Antonio Alcalá Galiano, reunía las dos requisitos para convertirse en un cronista excepcional: un enorme talento para escribir unido a una elevada condición social, que le permitió ser testigo, y a menudo protagonista, de los principales acontecimientos que vivió España durante algunas de las décadas más críticas de su historia.

En sus Recuerdos de un anciano, que abarcan desde la muerte de su padre en la batalla de Trafalgar, en 1805, hasta el retorno de los exiliados liberales en 1834, Alcalá Galiano nos ofrece un panorama lleno de vida y autenticidad de la guerra de la Independencia, así como del periodo posterior de conspiraciones y luchas entre absolutistas y liberales, y lo hace con una prosa de excelente calidad que es la expresión de una de las mentes más lúcidas de su siglo.


Para adquirir el libro o para mayor información en Editorial Biblok
http://www.biblok.es/No+ficción/Recuerdos+de+un+anciano/ia202

Recuerdos de un anciano de Antonio Alcalá Galiano. Colección Desván de Hanta editorial Biblok

Anuncios

2 comentarios

  1. Alexei Alexeievich Alexieiev · · Responder

    Hola, quería agradecer la publicación de este libro, que se lee de un tirón (bueno, de varios tirones, el tiempo disponible no da para tanto). El autor, Antonio Alcalá-Galiano, hijo del héroe de Trafalgar, intenta -y consigue- trasladarnos a la época de sus recuerdos de juventud y madurez (1805-1834), darnos su visión ya serena de las luchas políticas de la época, en que participó en primera fila, coloreando paisajes y personas, sin regatearnos sus opiniones sobre las mismas, a veces duras, pero siempre intentando no herir innecesariamente las memorias de los que fueron sus coetáneos.
    Una perla: la descripción de la vida de los emigrados en Jersey, Islas del Canal, que surge sorprendentemente rural en las páginas 382-383.
    Una intriga: la página 155, que los duendes de la imprenta, juguetones, han escondido, sustituyéndola por la 157, que aparece dos veces. ¡¡ Por favor, colgad el pdf aquí !! Os lo agradeceremos todos los que hemos comprado el libro.
    En suma, un libro a comprar, y leer, y un esfuerzo editorial a aplaudir y seguir.
    Con mis mejores saludos,
    Alexei

    1. Muchas gracias por su comentario «Alexeievich». En cuanto a la «intriga» que nos comenta, si le parece bien puede enviarnos su dirección al correo contacto@biblok.es y le haremos llegar un nuevo ejemplar. Eso sí, le rogaríamos tuviese la amabilidad de hacernos llegar el suyo para que podamos plantear la correspondiente queja a la imprenta. Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: