El agente secreto, de Joseph Conrad

Cubierta EL AGENTE SECRETO

 

«Intriga política, espionaje, terrorismo, revolución… y pasiones e intereses enfrentados, en el relato de una operación de bandera falsa con el telón de fondo de la brumosa Inglaterra de finales del siglo xx.»

 

Londres, 1886. Verloc es un tendero que vende baratijas y menaje… y también es agente secreto. Vive con su esposa Winnie, su suegra y su cuñado, Stevie, con problemas mentales, a quien Winnie cuida como a un hijo. Los amigos de Verloc —Ossipon, Michaelis y El Profesor— son anarquistas que escriben panfletos revolucionarios. La policía, al corriente de sus acciones, los considera inofensivos.

Pero todo cambia cuando Verloc entra en contacto con Vladimir, el nuevo primer secretario de la embajada rusa, miembro de una célula anarquista y empleado por la embajada como agente provocador…
«Al relatar la historia de Winnie Verloc hasta su final anarquista de absoluta desolación, locura y desesperanza, y al contarla como lo he hecho aquí, no he intentado cometer una afrenta gratuita a los sentimientos de la humanidad.»

Así se defendía Conrad esta novela ante quienes lo censuraban por haber escrito su relato con tanta crudeza. Lo cierto es que en ella las conspiraciones terroristas y las intrigas políticas y diplomáticas se vinculan tan hondamente con el complejo entramado de motivaciones humanas y perspectivas morales enfrentadas, que la obra supera la condición de novela de intriga y misterio para entrar en la categoría de obra maestra.

 

conrad_joseph

Joseph Conrad nació como Teodor Józef Konrad Korzeniowski en Berdiczew, Polonia, en 1857, en el seno de una familia noble polaca. Huérfano a los once años, quedó bajo la tutela de su abuela y su tío paternos. A los dieciséis años emigró a Marsella para iniciar allí una vida de marino mercante. En 1878, ante la imposibilidad de ser oficial en la Marina francesa y el peligro de ser reclutado por el ejército del Zar (por ser súbdito ruso de la Polonia ocupada), huyó a Londres sin saber inglés.

En Inglaterra pudo seguir la carrera de marino mercante y seis años más tarde obtuvo el grado de capitán y la ciudadanía británica. Navegó durante toda la década siguiente. Conoció los mares del sur, el archipiélago malayo, África y el río Congo, escenarios que enriquecerían sus obras. Su carrera literaria, tardía, no empezó a andar hasta 1889, cuando emprendió la novela La locura de Almayer, que no concluiría hasta el cabo de cinco años. En 1894 abandonó los mares para dedicarse a las letras, hasta completar un total de trece novelas, dos libros de memorias y una buena cantidad de relatos.

Entre las primeras destacan Lord Jim (1900), Nostromo (1904), El agente secreto (1907), Bajo la mirada de Occidente (1911), Chance (1912), Victoria (1915) y La línea de sombra (1917). Entre sus relatos destaca El corazón de las tinieblas (1902), un descenso a los infiernos considerado una de las cumbres de la literatura de todos los tiempos. Falleció en Bishopsbourne en 1924.

Compra el libro en nuestra tienda virtual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: