El hombre mediocre, de José Ingenieros

Cubierta EL HOMBRE MEDIOCRE

«Siempre hay mediocres. Son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia». El afiladísimo ensayo sobre la mediocridad y el genio de José de Ingenieros resulta hoy una radiografía certera, divertida, implacable, de esta época triunfal del populismo.

En este brillante ensayo, Ingenieros retoma desde la perspectiva del positivismo uno de los temas más caros al humanismo desde el Elogio de la estulticia erasmiano: el retrato del hombre mediocre y, por su contraste, el del hombre de genio. En la voz del autor hay ecos de Platón, de Carlyle, de Emerson… de grandes pensadores que se ocuparon de cribar el oro de la escoria en la condición humana, concediendo valor a la genialidad y señalando los peligros que el entronamiento de la mediocridad acarrea a las sociedades.

«Siempre hay mediocres. Son perennes. Lo que varía es su prestigio y su influencia», señala Ingenieros, para advertir que hay épocas en las cuales el equilibrio social se rompe a favor de aquellos. Cuando se reemplaza lo cualitativo por lo cuantitativo, cuando el ambiente se vuelve refractario a todo afán de perfección, cuando no existen aspiraciones que mantengan alto el nivel de moral y de cultura, cuando los ideales se agostan y la dignidad se ausenta… es entonces cuando la mediocridad se enseñorea de las sociedades y los Estados se convierten en mediocracias.

ingenieros_jose

José Ingenieros nació en Palermo el 4 de abril de 1877. Este intelectual ítalo-argentino —su nombre de nacimiento era Giuseppe Ingegnieri— fue una de las personas más influyentes en la formación de la conciencia crítica del pueblo argentino en las primeras décadas del siglo pasado. Hombre de una cultura formidable —médico, psiquiatra, psicólogo, criminólogo, farmacéutico, sociólogo, filósofo y escritor—, fue diestro en «las dos culturas», por su formación como científico y como hombre de letras, y también encarnó una singular síntesis del positivismo y del espiritualismo, desde su condición de científico y teósofo, buen conocedor del ocultismo y de la filosofía trascendentalista americana. Fue uno de los introductores del socialismo en Argentina. En sus ensayos sobre sociología trazó un cuadro para entender el «descarrilamiento histórico» de Argentina como nación que estuvo en la base de la Reforma Universitaria de 1918 y del nacimiento de movimientos políticos como el radicalismo y el peronismo.

Si bien El hombre mediocre es su obra más conocida, este reconocido profesor y polígrafo eminente, fundador y director de la Revista de Filosofía, ciencia, cultura y educación, es autor además de una obra ingente de la que cabe destacar La psicopatología en el arte, La simulación en la lucha por la vida, Simulación de la locura, Histeria y sugestión, Patología del lenguaje musical, Crónicas de viaje, Archivos de Psiquiatría y Criminología, Principios de psicología, Hacia una moral sin dogmas, Ciencia y filosofía, Proposiciones relativas al porvenir de la filosofía, Evolución de las ideas argentinas, Las doctrinas de Ameghino, Los tiempos nuevos, Emilio Boutroux y la filosofía francesa, La cultura filosófica en España, Las fuerzas morales y Tratado del amor. Falleció en Buenos Aires el 31 de octubre de 1925.

Accede aquí a nuestra tienda virtual

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: