Washington y la fundación de los Estados Unidos, por Cornélis H. de Witt

Cubierta WASHINGTON

«En los dilemas y debates que dieron origen al nacimiento de los Estados Unidos se hallan en nuez los valores de la libertad, el respeto a la ley y al Estado de Derecho que hoy se encuentran amenazados.»

Junto con la Revolución francesa, a la que precede de manera inmediata, la guerra de la Independencia y la posterior fundación de los Estados Unidos es un hito que inaugura la edad contemporánea: por primera vez el ser humano podía partir de cero, como si viviese en el estado de naturaleza, y establecer un «contrato social» sobre el que basar una nación que confiaba en la Ley por encima de las monarquías, las iglesias y las tradiciones.

Como en toda epopeya, la nueva nación tuvo sus héroes, y si nadie superó a Washington en el imaginario nacional, fue porque este militar terrateniente virginiano, con sus luces y sus sombras, supo ser «representativo» y encarnar la identidad y conciencia de sí mismo del flamante pueblo norteamericano.

El debate sobre la necesidad de crear un Ejército o de mutualizar la deuda, entre federales y confederales, entre Monarquía y República, entre anglófilos y francófilos… el ensayo de De Witt no es sólo una referencia imprescindible para conocer la biografía y el pensamiento de Washington, sino un texto fundamental para entender, a través de su peripecia vital, las claves políticas de la fundación de la República de los Estados Unidos.

Cornélis Henri de Witt nació el 21 de noviembre de 1828, en París, en el seno de una familia aristocrática descendiente de los De Witt holandeses —tristemente famosos por su brutal linchamiento— que a mediados del siglo XVII controlaron las finanzas y la política de las Provincias Unidas. Al tiempo que llevaba adelante su actividad como empresario industrial —administró las minas de la Grand-Combe, la Société algérienne y el ferrocarril de Lombardía— participaba en política —fue subsecretario de Estado con Mac Mahon— y colaboraba con la Revue des deux Mondes, el barón Cornélis de Witt, yerno además de François Guizot, unos de los principales historiadores franceses de la época, se convirtió en un auténtico especialista en el análisis de los cimientos del mundo contemporáneo.

Estudió a fondo el período histórico revolucionario estadounidense, tan vinculado al francés, y dio a luz sendos ensayos sobre dos de los personajes más relevantes de la época, George Washington y Thomas Jefferson, primer y tercer presidente de los Estados Unidos, respectivamente. Sobre el primero escribió la Histoire de Washington et de la fondation de la République des Etats-Unis (1855) y sobre el segundo su Thomas Jefferson: étude historique sur la Démocratie Américane (1861). Escribió asimismo La société française et la société anglaise au XVIIIe siècle (1864) y en 1866 llevó a cabo la traducción y el estudio introductorio de la Histoire constitutionnelle de l’Angleterre depuis l’avénement de George III, 1760-1860, de Thomas Erskine May. Falleció el 14 de diciembre de 1889.

Puede enlazar aquí con nuestra tienda online para adquirir el libro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: